Richard Mille es una conocida marca de relojes famosa por contar entre sus patrocinados con personalidades como Felipe Massa o Rafa Nadal entre otros. Sin embargo, la firma saltó a los titulares de la prensa deportiva de todo el mundo por una polémica protagonizada por el atleta Yohan Blake en los pasados Juegos Olímpicos de Londres 2012.

La imagen de la fabricante de relojes se vio empañada por temas ajenos al deporte; el patrocinio es una vez más el centro de las disputas. Yohan Blake, el conocido corredor jamaicano –tristemente eclipsado por su compañero de equipo, el imparable Usain Bolt–, corrió los 100 metros llevando un ejemplar exclusivo de Richard Mille en la muñeca. El reloj conocido como Tourbillon, muy en la línea esquelética de los disponibles en el catálogo (exceptuando la correa y otros detalles en el amarillo y verde de Jamaica), causó un gran revuelo entre los organizadores de los Juegos, ya que las normas acerca de los patrocinadores son claras: no está permitido hacer gala de sponsors ajenos a la organización.

Por otro lado, este suceso ha sido clave para una mayor expansión del nombre de la firma, que mantendrá a Blake como su embajador durante el año 2013.

 

Nota: esta es una entrada en pruebas previa al lanzamiento de Metadeporte.com.