Pedro Malabia es el director del Área de Fútbol Femenino de La Liga. Tiene claro que el desarrollo de este deporte y su profesionalización pasan por mejorar las instalaciones de los equipos, conseguir la máxima visibilidad e implantar estructuras de gestión en los clubes.
Hace dos años hablaba de la ausencia de una estrategia para la liga femenina. Ahora se televisan tres partidos por jornada y se lleva mucho público a los estadios. ¿Por qué no acababa de arrancar el fútbol femenino en España?
El fútbol femenino español tenía muchos ingredientes para avanzar. Antes los clubes iban haciendo cosas de forma aislada. Faltaban liderazgo, confianza, una estrategia y un sentido de proyecto.
La llegada de Iberdrola y la aportación de La Liga parecen garantizadas al menos un año más. ¿Por qué no se incorporan más partners?
Desde La Liga no somos los organizadores de la competición, pero sí que estamos plenamente involucrados en dinamizarlo y aportar valor. Estamos presentando proyectos a marcas comerciales a las que les puede atraer el fútbol femenino. Se necesita tiempo. Estamos en ello.
¿Qué porcentaje de jugadoras de la Liga Iberdrola se dedica exclusivamente al fútbol?
El fútbol femenino es un producto en crecimiento, en desarrollo. Se van a ir logrando pequeños hitos y, al final, el gran objetivo es lograr la profesionalización. Entendemos por profesionalización no solo que las jugadoras tengan un contrato y que cobren por jugar a fútbol, sino que haya estadios en condiciones adecuadas y atractivas, un ‘pool’ de patrocinadores, presencia televisiva cuidada, una presencia digital adecuada… En el tema de salarios quiero destacar que este año se ha logrado que todas las jugadoras de Primera División tengan un contrato y coticen.
¿Por qué no se consigue que una futbolista española sea más popular que otras mujeres que destacan en deportes tan dispares como tenis, atletismo o bádminton?
No hay que olvidar que el fútbol femenino en España es un deporte que no había estado desarrollado hasta la fecha. No ha tenido grandes éxitos internacionales todavía ni en selecciones ni en clubes. Por otro lado, la comparativa con el fútbol masculino es injusta. Para bien o para mal, el fútbol femenino tiene un nombre que es ‘fútbol’ y un apellido que es ‘femenino’. Vivimos en un país en el que el fútbol masculino abarca gran parte de la industria del deporte y eso beneficia al fútbol femenino, pero también nos genera un problema de comparación.
Se ha hecho mucho en visibilidad con los partidos televisados, el trabajo en redes…, pero, ¿qué hay subrayado en rojo en el apartado de comunicación y marketing en el cuaderno de Pedro Malabia?
El mensaje final es cuidar el producto. En televisión implantamos una serie de medidas con los clubes que hemos aprendido del fútbol masculino. Hablamos de mejoras en la posición de cámaras, fotógrafos, gradas televisadas con público… En entorno digital también intentamos visibilizar al máximo en redes sociales y aplicaciones móviles.
¿Qué copiaría Pedro Malabia de ligas femeninas como la inglesa o la francesa para la Liga Iberdrola?
No es lo que esté pasando fuera: se trata de ver el potencial que hay dentro. Tenemos que mirar lo que ha pasado en el fútbol profesional masculino, lo que ha hecho La Liga con La Liga Santander y La Liga 1|2|3 a la hora de crear un producto y una marca e incrementar el valor de la competición. Es muy importante aprender de lo que pasa aquí en casa. La Liga se ha convertido en la mejor competición del mundo no solo por la calidad de sus futbolistas sino por la organización de la competición y la gestión de producto.
Parece que el Santo Grial del fútbol femenino es que el Real Madrid decida ir adelante con su propio equipo, pero esto no ocurre. ¿Por qué?
Para nosotros, los equipos importantes son los que están y los que quieran estar. En nuestro caso, no creemos en obligar a participar en una competición. Creemos en desarrollar un entorno atractivo para que todo el mundo quiera estar. Cada vez más clubes de La Liga se están sumano. Es el caso del Deportivo de La Coruña, el Real Oviedo, el Leganés, el Alavés…
¿Qué novedades nos vamos a encontrar en la próxima temporada?
En este proyecto no se van a dar grandes hitos cada temporada, sino que lo que hay que destacar es que vamos a seguir el camino iniciado. Eso supone trabajar por mejorar las instalaciones, que los partidos se jueguen en un lugar adecuado para el producto televisivo; darle visibilidad al producto fútbol femenino en entornos digitales; potenciar que los clubes crezcan en su estructura de gestión. Es continuar la línea marcada y eso atraerá novedades.