India ha dejado de ser ‘terra incognita’ para convertirse en algo más que un mercado emergente para la NBA. Chus Bueno, vicepresidente de NBA Europe, siempre resalta el poderío y los progresos de la liga americana en Asia, especialmente en China… Pero en sus declaraciones cada vez coge más peso India, un país que “tiene un futuro prometedor”. Un jugador de baloncesto indio en la NBA, como fue el caso de Yao Ming para los chinos, podría ayudar a extender la práctica de este deporte en el subcontinente. Pero, de momento, no es el caso. Solo de momento. En India, el cricket es el primer deporte, un liderazgo que parece indiscutible. Un escalón por debajo, el hockey sobre hierba está en plena decadencia y el fútbol no acaba de explotar. Es un buen momento para el baloncesto y, en especial, para la NBA.

La competición que dirige el comisionado Adam Silver ha iniciado una estrategia muy similar a la que está trabajando en China, al menos con los más pequeños. La maquinaria tradicional de marketing queda en un segundo plano para centrar los esfuerzos en el plano formativo: la NBA está sembrando India de futuros fans y, por qué no, jugadores. Una de los proyectos más destacados lo lleva a cabo con Reliance Foundation. El denominado Jr. NBA Program promueve la actividad física en los colegios indios a partir del baloncesto. En su primer año, 2013, han participado 100.000 niños de 150 colegios de Mumbai y Kochi. El objetivo a medio plazo es llegar al millón de niños y formar a 2.000 instructores que sigan enseñando a más entrenadores. A este proyecto se une NBA Jam, una competición de 3×3 que tiene lugar en las principales ciudades del país y en la que han participado mil equipos. Como indica Yannick Colaco, el manager de NBA India, “el plan es incrementar la participación entre los jóvenes. El baloncesto es fácil de jugar, requiere poco espacio e infraestructura, y pueden competir chicas y chicos. Además, el formato de juego también hace que sea divertido verlo”.  Las cifras le avalan. En redes sociales, NBA ha experimentado un incremento del 500% en seguidores en India y durante las diez primeras semanas de competición, 23 millones de indios han visto partidos de la NBA gracias al acuerdo de la liga con el canal Sony SIX. Pero los planes de Adam Silver son más ambiciosos y pasan por trabajar codo con codo con Vivek Ranadivé, el magnate techie de los Sacramento Kings.

Parece que no está muy lejos el primer partido de un equipo de la NBA en India, un encuentro que sin duda protagonizarían los Sacramento Kings y que puede cerrarse en los próximos meses con un viaje oficial a India comandado por Silver y Ranadivé. La ‘avanzadilla’ de la NBA en India no es solo deportiva, tiene un claro objetivo comercial. Recientemente, Jimboy’s Tacos, la cadena de comida rápida mexicana que ha firmado un suculento contrato de patrocinio con el equipo californiano. Ha llegado a un acuerdo de expansión en India con la compañía local Krrish para abrir distintos locales en los que baloncesto y comida rápida van de la mano. Más allá de la pura competición, las empresas norteamericanas apuestan por la NBA como su mejor embajador para crecer en India. A falta de un Yao Ming, bien vale Vivek Ranadivé.