Matteo Campodonico acaba de regresar de China. La plataforma que creó hace poco más de diez años está presente en 100 países. Quiere más. Es ambicioso. Se ha propuesto multiplicar de forma exponencial el número de futbolistas que están en Wyscout.

 

METADEPORTE: ¿Imaginaba que Wyscout iba a llegar donde ha llegado?

MATTEO CAMPODONICO: No pensábamos que el proyecto iba a llegar tan lejos. Comenzamos con la idea de hacer algo bueno para los clientes. En nuestro caso, ayudar a los entrenadores a trabajar mejor. Hace 25 años, cuando jugaba como amateur tenía un entrenador que para enseñarme cómo atacar me ponía vídeos de Baggio o del Milan de Sacchi. Todavía recuerdo cómo eran aquellos vídeos. La conclusión es que ver vídeos es fundamental para mejorar en fútbol. Con esa idea iniciamos el proyecto.

M.: Dice la leyenda que Wyscout comienza con una cámara de vídeo y dos amigos grabando partidos.

M.C.: Cuando dejé de jugar con 18 me puse a estudiar y a trabajar en finanzas, pero siempre tenía en mente hacer algo propio. Le di vueltas a mil cosas y recordé a mi entrenador con el VHS. Después fue el DVD. Pensé, ‘¿por qué no hacer algo como lo que hizo mi entrenador conmigo?’ Llamé a un amigo, compramos una cámara y comenzamos a grabar los partidos locales. Analizábamos los partidos jugador a jugador para los entrenadores de la zona. Pasado un año, el Genoa, de Serie A, nos llamó y nos dijo: ‘Queremos lo que estáis haciendo’. Para nosotros fue un día increíble, además somos aficionados del Genoa. Increíble. Después vinieron la Sampdoria, la Lazio…

M.: ¿Cómo evolucionó el proyecto en los primeros años?

M.C.: Durante los tres primeros años trabajábamos con los entrenadores. Entonces comencé a visitar a los clubes, para conocer cómo funcionaban, sus procesos. Ya había mucho hecho en cuanto a entrenamientos, pero en el terreno del análisis aún no había nada. Los directores deportivos tenían un problema enorme porque no había objetividad. El único medio para analizar a un jugador era el DVD que mandaban los agentes. Enviaban lo que querían, claro está. Incluso nos encontramos con vídeos en los que se aceleraba la imagen para que el jugador pareciera más veloz. Otro problema era el tiempo que se perdía solicitando el envío de un DVD. Meses. También otra cuestión era la cantidad: un director deportivo podía recibir miles de vídeos. Incluso se frustraban fichajes porque no se encontraba el DVD de un jugador. Y…, sin vídeo, no hay fichaje. Con este conocimiento, nos marcamos el objetivo de crear una plataforma para todos con todos los jugadores del mundo, para acceder en un segundo y de manera objetiva al futbolista sobre el que se quiere información. Nada de DVD, todo en Internet.

M.: ¿Dónde quiere llevar Wyscout?

M.C.: El objetivo que tenemos es crecer en jugadores. Ahora tenemos 350.000 jugadores, pero en el mundo igual hay 10 millones. Tenemos que tener esos 10 millones. Wyscout es como un LinkedIn del fútbol. Queremos que cada jugador, de cada edad, de cada nivel, de cada país, tenga un perfil en Wyscout.

M.: Podemos decir que hay una evolución en Wyscout. Pasamos de una plataforma de contenidos y análisis a un marketplace en el que se pueden vender y comprar jugadores.

M.C.: Hasta ahora, hacemos como LinkedIn: ponemos en contacto. De hecho, una de las funciones más usadas es la posibilidad de mandar mensajes. Eso tiene un valor enorme. Solo puedes hacerlo en Wyscout, un fichaje se puede acordar en nuestra plataforma. Estamos en un mundo global. Solo hay un mercado, un mercado global. ¿Cuántos países? ¿Cien? Es un mercado que necesita una plataforma digital para conectar.

M.: ¿En qué están trabajando ahora mismo?

M.C.: Trabajamos en varias direcciones. Queremos dar a los clubes grandes todo lo que necesitan, desde tiempo real a herramienta de análisis o una cámara dron para tener una nueva visión del campo. También tenemos un proyecto que es Wyscout Store, donde otras empresas pueden desarrollar aplicaciones para los clubes a partir de Wyscout. En el mundo hay gente preparada, con valor, con excelencia. Por eso, hemos pensado en abrir nuestros datos para que otros puedan construir aplicaciones de valor. Hay muchas cosas que los clubes ‘top’ necesitan. Wyscout quiere ser la empresa que analiza el rendimiento, los partidos y los jugadores, la empresa que va a mejorar la vida del que trabaja en el club.

M.: ¿Que proyecto (app o servicio) no está en la industria tecnológica del deporte y cree que es necesario?

M.C.: En todos los niveles hay cosas que faltan. El tema del análisis para el entrenador está cubierto, hay muchas cosas. Pero, por ejemplo, veo mucha posibilidad en el tema de mejorar en los ‘transfer’ de jugadores, la gestión de organizaciones deportivas y la formación de los jugadores. En el caso de la formación, hasta ahora todo lo que sabía el jugador era por el entrenador. Había como un muro para esa información. El entrenador hoy en día no puede limitar el conocimiento de un jugador. Un jugador que tiene 17 años y quiere crecer necesita aplicaciones que le ayuden a mejorar. La mentalidad de mejorar es más fuerte hoy.

M.: Wyscout sigue creciendo con otras ‘start-ups’.

M.C.: Cuando Wyscout empezó a crecer, recibíamos los emails de emprendedores que nos contaban sus proyectos. Paramos y dijimos: ‘Tenemos un gran conocimiento de nuestra industria porque llevamos diez años en ella, ¿por qué no buscar otro Wyscout?’. Wylab es una incubadora para buscar otro Wyscout. Creemos que si tienes una idea buena, podemos abrirte el mercado. Estamos en 90 países, podemos llevar tu idea. La estrategia es ayudar a empresas pequeñas a crecer a través de dos líneas. Por un lado, tenemos una incubadora en la que proporcionamos ‘capital semilla’ hasta 100.000 euros. Hablamos de ideas que acaban convirtiéndose en un primer producto. Por otro lado, hay un programa de aceleración para productos que ya tienen un cliente. Se puede decir que hacemos ‘scouting’ y, en lo que nos gusta, invertimos. Hasta ahora hemos visto 80 proyectos. Nos interesan proyectos escalables.