Alumnos y profesores del MBA Alfredo Di Stéfano preparan su participación en equipo en la durísima Reebok Spartan Race. Es el proyecto LIVE Through Sports. En él, la Escuela Universitaria Real Madrid pone sobre la mesa la formación en valores para los gestores del deporte.


El documental ‘Inside Job’ es el mejor relato elaborado por Hollywood para explorar el agujero negro de la crisis financiera. Durante cien minutos, el trabajo dirigido por Charles Ferguson destripa todo tipo de atrocidades técnicas y éticas en el sector. Su estreno generó un largo debate acerca de la formación en valores en los más prestigiosos MBAs de Estados Unidos. Incluso se habla de un ‘efecto Inside Job’, que hizo cambiar para siempre los programas y las normativas internas de las escuelas de negocio. La película mostraba sin pudor la ausencia de valores y la falta de responsabilidad colectiva en las acciones individuales.

Años después, los métodos pedagógicos siguen en tela de juicio. No solo en los MBAs, también en la formación más temprana. Como ‘vacuna’, el exjugador de baloncesto Ángel Sanz, fundador y director de CLC, propone trabajar intensamente el vínculo entre deporte y educación desde el colegio. “Estamos empeñados en llevar educación/formación al mundo del deporte y no está mal. Pero lo que es interesante es que llevemos el deporte al mundo de la educación”, indica. Marisa Sáenz, directora del MBA Alfredo Di Stéfano, que organiza la Escuela Universitaria Real Madrid (Universidad Europea), todavía va más allá: “En nuestra sociedad creemos en el deporte como aliado para la formación, pero dejamos de aplicarlo cuando los estudiantes terminan el colegio. Sin duda, el deporte nos puede ayudar también en la universidad y en las escuelas de negocios a fortalecer debilidades que las empresas nos señalan en estas generaciones tan bien formadas técnicamente, pero con carencias en la motivación, la capacidad de esfuerzo o el trabajo en equipo“.

El director de CLC dobla la apuesta: piensa que a los profesionales les hace falta bajar un poco al ‘barro’ para estar preparados no solo técnica, sino humanísticamente. En su opinión, “la industria del deporte no es ajena al resto. Se ha evidenciado en la judicialización de muchos más procesos, incluidos concursos de acreedores, en la falta de transparencia de algunas decisiones en organismos oficiales e incluso en la utilización del deporte con fines políticos o fines personales. Efectivamente los valores no es algo que se haya conseguido trabajar adecuadamente en programas MBA de gestión deportiva, pero en este caso, tenemos una ventaja y es que el deporte es una de las principales fuentes de inspiración y de generación de valores”.

Learning by living

Esta corriente de pensamiento ha desembocado en una actividad pionera que trabaja desde diciembre de 2013 el MBA Alfredo Di Stéfano. El proyecto LIVE Through Sports, promovido por Sanz, pretende que los 34 alumnos del máster y parte del claustro de profesores se preparen como un equipo para correr la Spartan Race, una de las carreras de obstáculos y resistencia más duras del mundo. “La belleza de esta iniciativa consiste en que, para llegar a la carrera en condiciones, la clase tiene que trabajar como una empresa y generar sus ingresos para autofinanciarse y de esa forma cubrir los costes que implica preparar y correr la carrera. Es decir, incorporamos los conocimientos académicos a una actividad física”, comenta el máximo responsable de CLC. De momento, según los profesores, el proyecto ya ha mejorado la seguridad y la capacidad de trabajar en equipo de los alumnos. Una vez pasado el ecuador del proyecto, quizá la más complicada por llevar a los estudiantes fuera de su zona de confort, los alumnos han cubierto ya el 80% del presupuesto necesario para llevar adelante esta empresa. Más allá de las habilidades personales que están demostrando, Sanz valora el esfuerzo colectivo: “Lo más importante es que los alumnos ya han experimentado los beneficios de esta manera de aprender, han generado una sensación de equipo que es muy difícil de adquirir sólo por compartir una clase y se ha hecho evidente el impacto generado incluso en su manera de plantear otros proyectos que no tienen nada que ver con éste”.

Spartans Real Madrid Graduate School

La directora del programa señala que la competencia entre los gestores deportivos no depende exclusivamente de la formación técnica: “La diferencia entre unos y otros viene dada por matices como la capacidad de superación, la habilidad para implicar a otros, el control del estrés…, es decir, sus valores. Queremos trabajar en esos valores en nuestros alumnos y qué mejor forma de hacerlo que a través del deporte”. El reto se está viviendo con intensidad en el MBA. Los alumnos están trabajando distintas estrategias y acciones que van desde el diseño e implantación de estrategias y activaciones en marketing, hasta la creación de un cuadro de mando integral o desarrollar una gestión económica transparente. Para ello, hace falta mucha acción, salir de las aulas. “Esta actividad supone pasar del manido ‘learning by doing’, en el que utilizamos estudios del caso y ejemplos inventados próximos a la realidad, al ‘learning by living’, es decir, aplicar durante su formación los conocimientos a experiencias reales”, concreta la directora del MBA. Más respuestas el próximo 31 de mayo, cuando el MBA Alfredo Di Stéfano baje al barro de la Spartan Race.

 

[tabset tab1=”El proyecto evoluciona”]
[tab id=1]La experiencia del MBA Alfredo Di Stéfano está resultando altamente positiva. El modelo propuesto por Ángel Sanz podría tener todavía más recorrido. “La evolución de este proyecto tendría sentido ampliando su alcance porque creo que suscribirlo al ámbito de la formación en la gestión deportiva sería limitarlo. Si se conceptualiza, realmente es un ejercicio de emprendimiento donde los estudiantes tienen que buscarse la vida para hacer viable una iniciativa empezando de la nada. Creo que tendría sentido que se convirtiera en una asignatura de emprendimiento a nivel de grado, donde cualquier estudiante viviera esta experiencia formativa independientemente de su carrera profesional”, propone el director de CLC.[/tab]

[/tabset]