El salón de casa en tu butaca del estadio. Es la experiencia que persigue la nueva generación de supermarcadores que está poblando los estadios del baloncesto y el fútbol americano. Este verano, el EverBank Field de Jacksonville (Florida) ha inaugurado las dos pantallas LED más grandes del deporte mundial. Una nueva tendencia liderada por la empresa Daktronics, que está presente en 26 de los 31 estadios de la National Football League (NFL).

Shahid Khan es lo más parecido al sueño americano. La prensa del país de las barras y las estrellas así lo considera. De hecho, en septiembre de 2012 ocupó la portada de ‘Forbes’ con un titular más que revelador: ‘Face of the American Dream’. Khan tiene motivos para despertar interés allá por donde pasa. Es el primer representante de una minoría étnica –es paquistaní-, que se hace con el control de un club de la NFL (National Football League). En 2012 compró los Jacksonville Jaguars (Florida) por 565 millones de euros. Pero su pasión por el deporte no acaba ahí. Posteriormente se hizo con el Fulham inglés (recién descendido a la First Division del fútbol inglés), por unos 180 millones de euros.

Este verano ha vuelto a ser noticia. Cuando adquirió los Jaguars negoció un acuerdo con el consistorio de Jacksonville para revitalizar el EverBank Field, el estadio de su equipo. El proyecto de reforma incluía un sorpresa: Khan quería tener el marcador más grande del mundo. Dos años después de la compra de la franquicia, el empresario paquistaní ha visto como se cumple un nuevo sueño. El EverBank Field se reinauguró el pasado mes de julio no con uno, sino con dos supermarcadores LED en los fondos. Cada marcador cuenta con tres secciones y mide 18 metros de alto por 110 de ancho, es decir, tan largo como el terreno de juego en el que se disputan los partidos de fútbol americano. Para la ocasión se celebraron un partido de fútbol amistoso entre el Fulham y el DC United norteamericano y un concierto de la estrella ‘country’ Carrie Underwood. El proyecto, que ‘enciende’ 35,5 millones de luces LED, lo ha llevado adelante Daktronics, líder mundial en el desarrollo y producción de displays de LED de gran formato. De hecho posee una cuota de mercado mundial cercana al 70% -está presente en 26 de los 31 estadios de la NFL- y una facturación que ronda los 450 millones de euros.

Rentabilización de espacios privados

Hay un dato clave para entender el auge de este tipo de infraestructura en terreno norteamericano. La gran mayoría de las instalaciones deportivas son de propiedad privada y, por lo tanto, son diseñadas y gestionadas para ser muy rentables. Iván del Río, director de la filial Daktronics Spain, señala que “las inversiones en nuevos estadios, arenas… son privadas y buscan un retorno económico. Uno de los medios más importantes para conseguirlo es la imagen, el marketing y la publicidad, lo cual, implica que se lleven a cabo elevadas inversiones en medios audiovisuales y en concreto en ‘displays’ de LED”.

Estos marcadores y pantallas tienden a tener grandes dimensiones, con diseños y formatos espectaculares en lo que se busca la máxima calidad en imagen. “Hablamos de inversiones que llegan a muchas decenas de millones de dólares en cierto nivel de instalaciones. Pero que gracias a su cultura, experiencia y capacidades saben cómo rentabilizarlo. Vemos muchos casos de instalaciones muy complejas en el interior del recinto deportivo, en zonas comunes y en el exterior. A esto hay que añadir la rivalidad y competencia deportiva y económica entre clubes y asociaciones rivales, que pugnan, por ejemplo, por los mejores contratos de publicidad o esponsorización”, comenta el representante de Daktronics. Según su opinión, esto ha influido también en una competición por tener los ‘displays’ de LED más grandes, especiales y espectaculares, llegándose a batir récords como los Jacksonville Jaguars, y reduciendo la vida útil de los sistemas porque se renuevan en un menor plazo de tiempo.

España estrena displays en el Mundobasket

En Europa la industria del deporte se mueve a otra velocidad y la cultura de los espectadores es muy diferente. Del Río indica que, como ejemplo, “en un partido de fútbol en Europa los espectadores llegan al estadio 15 minutos antes del comienzo del encuentro y lo abandonan en el momento en que termina. En Estados Unidos se trata de un evento familiar que dura todo el día y los espectadores llegan al estadio con muchas horas de antelación. Encuentran numerosas atracciones y actividades y, por supuesto, consumen mucho más”.

El ejemplo más cercano al modelo americano en Europa es el Estadio Nacional de Wembley. Después de su remodelación se asemeja mucho al concepto de Estados Unidos en instalaciones, capacidades y modelo de gestión. De hecho, todas las temporadas acoge partidos de la NFL. y tienen un sistemas de displays impresionantes en el interior y en el exterior. Siendo los displays exteriores espectaculares por si mismos, y una pieza clave en su programa de publicidad. Por su parte, en España el nuevo Gran Canaria Arena que alberga la Copa del Mundo de Baloncesto posee un video marcador central con la misma tecnología de displays y sistema de control que los empleados en la NBA. Además, la infraestructura incluye un sistema de video por IP que permite distribuir contenidos (estadísticas, publicidad, videos…) en diferentes áreas comunes del complejo.