La marca alemana de bicicletas PG-Bikes cuenta con un catálogo orientado hacia la sostenibilidad ecológica, una dirección muy en boga entre fabricantes de medios de transporte. Sin embargo, fuera de esas características tecnicas, pueden presumir de contar entre sus filas con una de las bibicletas más caras de la historia, la Blacktrail.

Con un diseño sobrio cimentado sobre la fibra de carbono, esta robusta bicicleta eléctrica de 80.000 $ va camino de copar lo más alto en lo referente a la unión lujo-deporte. Su precio desorbitado va acompañado de interesantes prestaciones tecnológicas, que sin embargo no introducen ninguna novedad destacada –excepto su sistema de abordo con interfaz OLED– que diferencie al producto de otras bicicletas. El cuero, otro de los protagonistas, recubre el sillín además de la batería de litio (que dispone de una autonomía de 200 km.). A los discos de freno, apoyados en todo momento por una gran ventilación se les unen los LED necesarios para circular con poca luz. El peso –unos 30,5 kg.– acompaña con la podera presencia de la futurista y minimalista bicicleta que remata su diseño con una peculiar sección angulosa que destaca con la habitual redondeada.

Su precio excesivo convierten a la Blacktrail en una bicicleta poco menos que inalcanzable para la mayoría de los amantes del ciclismo. Su sistema de abordo representa la única novedad técnica a destacar.

Nota: esta es una entrada en pruebas previa al lanzamiento de Metadeporte.com.