Microsoft inauguró el pasado mes de mayo el Global Sports Innovation Center (GSIC) en el Barclaycard Center, en pleno centro de Madrid. El centro, pionero en Europa, es un ‘hub’ que pretende dar respuesta a los retos de la Industria del Deporte y, a su vez, generar conocimiento y añadir valor al sector. Para ello, cuenta con una inversión inicial de 17 millones de euros y socios de empresas privadas, universidades e instituciones públicas. Las previsiones del centro cifran en 50 las start-ups que se crearán en cinco años, además de apoyar a otras 200 con planes como Microsoft Bizspark o formación, asesoramiento y coaching. METADEPORTE ha conversado con Iris Córdoba, general manager de GSIC.

¿Cómo y por qué surge GSIC?

Los datos del impacto del deporte son positivos en los ámbitos local, europeo y mundial. Eso se suma al uso y la presencia de la tecnología tanto en el deporte como en la forma en la que el fan consume las competiciones. Creemos que hay una oportunidad para las grandes y las pequeñas empresas y también para aquel emprendedor que tiene una idea y quiere desarrollar una empresa de base tecnológica en el deporte.

¿A qué tipo de empresas se dirige el proyecto?

Intentamos dar solución a los desafíos de la industria del deporte. Hay muchas grandes historias de emprendedores que surgieron en épocas de crisis. GSIC es una oportunidad de crear un ecosistema de empresas, independientemente de su tamaño, de manera coordinada y crear valor en la industria del deporte.

¿Cuál es el perfil del emprendedor en la Industria del Deporte en España?

Es una persona con pasión por el deporte y, además, es fan del deporte, independientemente de cuál. Son emprendedores con mucho talento, entre 25 y 35 años. Tienen estudios, posgrados, y poseen experiencia en otro sector. El perfil de la persona que se acerca a GSIC no es el de una persona que está en la universidad: es alguien que ve una oportunidad en el sector.

¿Qué dificultades encuentra el emprendedor para obtener financiación en España?

La necesidad del emprendedor no es solo la inversión, también es cómo introduce el producto en el mercado, cómo genera confianza. Es uno de los puntos clave en las empresas: la falta de confianza por no tener la experiencia previa en el mercado. Por ejemplo, la Administración te pide en concursos tres años de experiencia. El centro les ayuda a validar su iniciativa. El hecho de estar en un ecosistema de más de 60 empresas te ayuda.

¿Hay conciencia en España de un sector tecnólogico en el deporte?

Estamos dando nuestros primeros pasos y creemos en una oportunidad que es la neceisdad de crear un fondo de inversión muy potente vinuclado a la Industria del Deporte. Para nosotros es un reto posicionarnos, ser un centro canalizador de inversores del deporte. A los inversores les generamos confianza y a los emprendedores les damos una oportunidad. Estamos abiertos a escuchar cualquier iniciativa vinculada a la industria del deporte. Los datos son alentadores. La industria del deporte cotiza al alza.

¿En qué sector vinculado a la Industria del Deporte ve más oportunidades?

La oportunidad la veo en el área de los ‘wearables’. El desarrollo de ‘weareables’ vinculado al deporte.

Si se repasa el listado de empresas que forman parte de GSIC hay un vínculo muy claro: hablamos de Big Data.

El Big Data es una herramienta que facilita construir proyectos. Pienso en el concepto de evento como algo que ocurre. Los emprendedores aplican la innovación a lo que sucede antes del evento, lo que pasa dentro de esa experiencia y después de ella. Los proyectos se ubican ahí y te ofrecen conectar y prolongar la experiencia durante y después del evento. Todo lo que implica desde que decides hasta que consumes o te vas. Para eso, el Big Data es el complemento necesario para pensar a lo grande.