El periodista John Carlin no necesita tarjeta de presentación. Mandela, Nadal, Pistorius… Sus libros, guiones y columnas cuentan con la bendición de Hollywood, crítica, prensa internacional… y, lo más importante, lectores y espectadores. Desde Londres, Carlin analiza en esta entrevista el peso de la política, los derechos televisivos y las multinacionales en el futuro próximo del deporte.

Esta entrevista es un avance de contenidos del número 11 de Metadeporte (Otoño 2015).

Pere Miró (COI) señala que las organizaciones deportivas se torcieron cuando confundieron la autonomía con la impunidad. ¿Qué es necesario para reconvertir esa impunidad en transparencia y credibilidad?
Hay un caso con el que me topé hace poco y sirve para mostrar esta realidad. Estuve en Asunción (Paraguay). Allí está la sede de la Conmebol. Hasta hace muy poco tiempo esta sede tuvo inmunidad diplomática, como si fuese la embajada de un país. No sé cómo consiguieron que Paraguay les diera esta condición, pero no me sorprende porque es un país con corrupción institucional. Cualquiera, en teoría, podía cometer cualquier tipo de crimen, meterse en Conmebol y tener inmunidad. Es una anécdota, pero en el caso de FIFA, sus responsables llegaron a tener tanto poder que pensaron que estaban más allá de la Ley y que las reglas que se aplican al común de los mortales no servían para ellos. El poder de la FIFA ha sido tan colosal que sus responsables se pasaron de listos. Se creyeron que eran la Ley.

El caso FIFA ha generado una grave crisis intitucional en el fútbol. Sin embargo, jugadores, aficionados…, parecen al margen. No se percibe ningún enfado.
En la mayoría de los casos, cuando los aficionados orientamos nuestras mentes al fútbol suspendemos las actividades racionales cerebrales que aplicamos, por ejemplo, en nuestro trabajo. Sucumbimos a una regresión infantil y nos permitimos hablar de manera irresponsable, irracional y puramente emocional. Por decirlo de otra manera, hablamos de nuestro equipo como si fuera una cuestión de fe religiosa. La lógica no entra en juego y disfrutamos mucho de ello. Muchas veces cuando escribo mis columnas me pregunto si estoy hablando en serio o en broma. Me lo permito porque pienso que es coherente en la forma en la que todos hablamos de fútbol. No me doy ese lujo con otros temas como la política o los derechos humanos. Es precisamente porque disfrutamos de este deleite infantil por lo que no queremos ver eso. Nos tapamos los ojos. Eso es una enorme ventaja con la que cuenta la gente corrupta del fútbol: no queremos que nos arruinen este espectáculo en el que regresamos a nuestra inocencia infantil.

Hablemos de política. ¿Hacen falta más futbolistas como Piqué en el fútbol español o el jugador del Barcelona se ha pasado de vueltas?
Escribí recientemente sobre ello. Si eres un jugador de primer nivel como Piqué, que ganas Champions, Mundiales…, no te conviene en absoluto declarar tus simpatías políticas. Mejor dicho, no te conviene declarar ninguna simpatía en absoluto. Lo que exige tu trabajo como profesional es decir lo mínimo posible y hacer lo posible para no ofender nunca a nadie. Representas a multinacionales que tienen mercados en todo el mundo. Si a Messi se le ocurre decir que no le gusta la comida china va a tener un enorme problema con Adidas porque el mercado chino se puede desplomar. El mundo sería más divertido si los futbolistas hablasen con más franqueza. Es tan inusual. Lo habitual es que no nos digan absolutamente nada.

¿Le hace falta un ‘Pablo Iglesias’ al deporte español?
No diría el deporte español. En el área del fútbol no vendría mal un revulsivo, alguien que sacuda y venga con un mensaje moral, que es básicamente por donde consigue sus apoyos Pablo Iglesias. Otra cosa es que el Pablo Iglesias que aparezca en el fútbol sea capaz de limpiar los establos. Estaría bien que surgiera un candidato a presidente de FIFA de la nada, alguien diferente, con un mensaje de manos limpias.

¿Qué le parece que Ángel María Villar sea presidente de la Federación Española de Fútbol desde 1988?
Es totalmente absurdo y además es algo descarado. Aunque FIFA fuese la organización más limpia del planeta, que un tipo siga en el poder tanto tiempo es algo que está mal. Por definición, cuando alguien está tanto tiempo en el poder se corrompe por lo menos mentalmente. Dado todo lo que ha salido sobre FIFA y lo cerca que ha estado de Blatter, que este señor pretenda seguir ahí me parece grotesco.

Si hablamos del negocio del fútbol, España quiere copiar a Alemania porque sus equipos llenan los estadios, quiere aspirar al dinero que obtiene Inglaterra en derechos de televisión… ¿Qué pueden copiar la Premier y la Bundesliga del fútbol español?
El nivel del fútbol de España es muy superior al de Alemania o Inglaterra. Se juega el fútbol con más arte, técnica y sofistificación. Pero me temo que, a no ser que haya un cambio inesperado y radical, en unos años la Premier va a arrasar. Sospecho que el siguiente Messi o Cristiano va a ir a la Premier y no a La Liga. Si profundizamos en los derechos de televisión, hay un factor muy importante y es que la calidad de la realización audiovisual de la Premier League es infinitamente mejor que la de La Liga. Si hacemos una hipérbole, es como ver una alta producción de Hollywood y compararla con los vídeos que haces en casa con los niños. La atención, la minuciosidad, el profesionalismo…, respecto a sonido, la luz, las imágenes…, de un partido de Premier es enorme. Este tema es fundamental y no se lo he visto tratar a nadie. Creo que hay hacer una inversión seria para mejorar la calidad de la producción y la realización de los partidos de la liga española. Si no hacen eso, están perdidos. Además, hay otro tema relacionado: los estadios británicos están llenos y eso supone un extra muy importante. Me imagino en lo que piensa un aficionado de China o Singapur cuando ve gradas vacías en España: ‘¿Por qué voy a ver yo algo que los españoles no ven?’.

El debate está ganando terreno en los programas deportivos en España. ¿Hablamos de periodismo deportivo o es espectáculo?
¿Por qué tenemos que darle un nombre? Es un producto televisivo y si la gente disfruta con ello no le veo nada malo. Si hay un púlbico que disfruta de gente gritándose, que lo disfrute. El espectador se pasa el día en el trabajo y eso le divierte. Creo que la gente se pone exageradamente solemne y pomposa cuando habla de los males del periodismo deportivo. Como he comentado, esto es fútbol, y la gente suspende la actividad racional cerebral. Por ejemplo, mucha gente se mete con Tomás Roncero por ser forofo. Me parece un tipo encantador. Él tiene su papel y le sigue mucha gente. Le deseo toda la suerte. Jamás me voy a poner solemne ni cuestionar su profesionalismo. Todo lo contrario. No está matando a nadie, no incumple ninguna ley, no hace ningún mal. Ningún problema.

Probablemente estemos en la resaca de la Edad de Oro del deporte español. ¿Está España preparada para volver a ser clase media o incluso clase media baja en el deporte?
Nunca creo que España vaya a ser clase media-baja en deporte. Puede ser que españa pase unos años sin gloria, pero es algo cíclico. Ha sembrado lo suficiente para conseguir una buena cosecha. En futbolistas siempre va a estar en la primera división. En este terreno, los ingleses tienen que aprender un montón del fútbol base de España. Es una ‘fábrica’ que manufactura buenos futbolistas y eso no se va a frenar.