Su nombre ha sonado con fuerza para presidir la ACB en España, pero el vicepresidente en Europa de la liga de baloncesto más importante del mundo es feliz en la NBA. Chus Bueno conversa con METADEPORTE sobre el futuro de la competición y su expansión en un momento clave tras la retirada del histórico David Stern. La obsesión por el detalle marca la diferencia en un universo donde el aficionado es el centro.

 ¿Hasta qué punto Asia está desplazando a Europa como segundo mercado de la NBA?

Asia tiene un país que se llama China, de 1.300 millones de habitantes, donde 300 millones practican baloncesto, según su propio Gobierno. Además, está India con 1.100 millones. Son mercados que en volumen hacen difícil que se les haga competencia. En Europa, estamos en 900 millones. A pesar de que somos menos habitantes, somos un mercado más maduro. El público conoce más el baloncesto. En el caso de los países asiáticos, son mercados emergentes, donde el baloncesto se está posicionando muy bien. Quizá en India esté costando un poco más, pero tiene un futuro prometedor.

 

¿Sigue siendo España el principal mercado para la NBA en Europa?

España sigue siendo el principal mercado en Europa para la NBA. Junto con Francia, España tiene jugadores muy destacados en la NBA. Los Gasol, Ricky, Calderón, Claver… España es una potencia mundial en baloncesto y tenemos buenos aficionados y, evidentemente, de eso se beneficia la NBA.

Usted viaja habitualmente a Londres. ¿Por qué el baloncesto no tiene tirón en Inglaterra? ¿Qué dificultades encuentra la NBA en un territorio que habla su mismo idioma?

En Inglaterra hay tres deportes muy consolidados, rugby, fútbol y cricket, pero también hay un nicho muy importante de aficionados al baloncesto. Como NBA, vamos creciendo bastante rápido. Cuando se han celebrado los Global Games, las entradas se han vendido en menos de cuatro horas. Otro ejemplo: hace poco hemos activado el ‘social media’ y está subiendo muy rápido. Pero, hay otros factores que ayudarían. Siempre es importante que un país tenga una federación fuerte, que la estructura en los colegios sea fuerte. A ese nivel, en Inglaterra no hay una consolidación clara. Hace poco quitaron el fondo que le daban a la federación de cara a los Juegos Olímpicos. A pesar de todo, creo que hay mercado y tenemos indicadores que nos muestran que el aficionado a la NBA existe en Inglaterra.

Hacemos un producto de grandísima calidad para que al aficionado no se le ocurra pensar en piratear nuestros partidos”

Una vez descartada la conferencia europea de la NBA y con los Global Games en marcha, ¿cuál es el siguiente nivel para la NBA? Por ejemplo, ¿cabe imaginarse unas ‘series mundiales’ entre el ganador de la Euroliga y el campeón de la NBA?

Siempre se intentan revisar modelos, formas de hacer. Con la Euroliga tenemos una relación muy estrecha, hay convenios de colaboración con ellos. Pero hay que tener en cuenta los calendarios, tanto de Europa como de NBA, y analizar si lo que podemos traer son ‘pre-season games’ o partidos de la liga regular. Para el espectáculo es mucho mejor que los jugadores estén rodados. De todas maneras, sobre la idea de la conferencia europea, Adam Silver [nuevo comisionado de la NBA] ha sido muy claro. Si alguna vez crea una extensión, será a través de una división europea, no de un equipo. Lo que sí está claro es que ahora mismo no se puede hacer, pero yo no la descartaría. Es una cuestión de tiempo. Está en la hoja de ruta de Adam Silver. De momento, nuestro gran reto es reducir la diferencia entre la experiencia que puede tener un aficionado en Nueva York y lo que siente un aficionado en Barcelona o Madrid.

En España, la LFP ha iniciado una campaña contra la piratería de partidos de fútbol. ¿Hasta qué punto este fenómeno afecta a los partidos de la NBA en España? ¿Qué pérdidas les genera?

Siempre hay webs donde se ofrecen los partidos pirateados. No es agradable convivir con ello, pero existe. Nosotros nos centramos en hacer un producto de grandísima calidad para que a la gente no se le ocurra pensar en el recurso de la piratería. Nuestro objetivo es que vengan a nosotros a través de nuestros ‘partners’. En el caso de Canal+, hacemos acuerdos para que los abonados tengan descuentos, como es el caso de los League Pass, o hacemos un partido a la semana gratuito con Yomvi… De esta forma, al que quiera tener una ‘experiencia NBA’ le damos opciones para que no recurra a la piratería.

La máxima prioridad de la NBA no son las nuevas franquicias, sino que las actuales sean sostenibles”

¿Cuántas veces se ha cruzado en el ascensor con David Stern [ex comisionado de la NBA, recientemente retirado]? ¿Ha aprobado su ‘examen’?

David siempre ha sido un hombre que ha sido muy meticuloso en su trabajo, muy enfocado al detalle. Cuando está contigo siempre quiere saber qué está pasando en España, en Europa. Te hace un montón de preguntas. Justo cuando fiché por la NBA, cuando España ganó la organización del campeonato del mundo, me preguntó si sabíamos cuál era la audiencia media en Estados Unidos cuando se jugaba un campeonato del mundo. No estaba mal la pregunta, pero…, yo no tenía ni idea. Es un ejemplo, siempre está atento a este tipo de detalles.

¿Qué ha aprendido Chus Bueno de un comisionado como David Stern?

Tanto David como Adam son personas que están muy enfocadas al detalle. Máxima exigencia. También tienen mucha cultura de equipo. en la NBA, aunque todo el mundo tenga su cargo es una estructura muy plana, todo el mundo comparte, conversa mucho…

Stern deja unos cuantos deberes a Silver. Para empezar, se habla de nuevas franquicias. ¿No es perjudicial para la calidad del detalle de la que presume la NBA que se superen las 30 franquicias?

Adam ha dicho que su máxima prioridad es que las franquicias que están sean sostenibles, que ganen dinero. Después del último convenio colectivo se ha mejorado muchísimo la situación, pero todavía quedan cosas por resolver. A partir de ahí, el crecimiento veremos si es a través de la propia liga o en el mercado internacional. Más que nuevas franquicias, el objetivo está en que las actuales tengan beneficios.

También están los derechos de televisión en Estados Unidos, que expiran en 2015-2016. ¿Es mejor negociar ahora -como MLB o NFL, que han multiplicado ingresos-, o esperar a esa temporada?

Es un reto importante lo que va a pasar con la televisión en Estados Unidos el año que viene. Si los resultados son buenos van a ayudar a que todas las franquicias tengan más recursos, sean mejores y generen beneficios. Es un momento clave para nosotros. La mejor noticia de todo esto es que sigue creciendo el aficionado en todo el mundo y en Estados Unidos. Hemos tenido unos ‘play-offs’ buenísimos, las audiencias de este año también son buenas… Son muy buenas noticias para sentarse en la mesa para renegociar un contrato.

¿Tiene sentido que los equipos NBA, auténticas marcas, lleven marcas publicitarias en sus camisetas?

Ha habido mucho debate sobre este tema. Creo que la gente es consciente de que llevar publicidad en las camisetas reporta muchos más beneficios a los equipos. La clave para la NBA es ver qué tipo de publicidad se pone, el tamaño, el lugar… Hay muchas formas de hacerlo. De momento, no hay consenso y también hay que definir si los beneficios son colectivos o para cada equipo. Las conversaciones están ahí. Sin embargo, Adam ya ha dicho que en un futuro va a ocurrir. Sí que es cierto que no hay ninguna urgencia al respecto. Tanto los equipos como la NBA tienen que estar cómodos para dar el paso.

¿Las camisetas con mangas son el primer paso para encontrar ese espacio?

Más que para ser un soporte para la publicidad, las camisetas con mangas se han hecho porque el aficionado nos ha demostrado que son una prenda mucho más fácil de llevar y comprar. En ventas, el aficionado lo ha recibido muy bien. Siempre hay opiniones a favor o en contra, pero sí que es cierto que los jugadores han perdido o ganado igual, independientemente del tipo de camiseta.

Por cierto, ¿cuánto tiene de negocio y cuánto de fichaje deportivo la llegada de Lamar Odom a Vitoria? ¿Qué le va a aportar al Baskonia?

Esperamos que este fichaje sea una gran noticia para Lamar Odom. Es un hombre que ama muchísimo el baloncesto. Ha sido un grandísimo jugador de la NBA y es una noticia muy buena que regrese a las canchas. Queremos que juegue, lo haga muy bien y ayude a Laboral Kutxa a mejorar el nivel del equipo. El impacto mediático ha sido muy grande, de las noticias más seguidas. Es una buena noticia en el terreno del marketing, pero lo más importante es que el jugador recupere sus sensaciones y juegue a baloncesto. Siempre se habla mucho del marketing, pero lo que ocurre en la cancha es lo primero. Si lo que ocurre en la cancha no sale bien, es muy difícil que el marketing se justifique.

La NBA, ¿es negocio o deporte? Es el eterno debate.

Para nosotros no hay debate. Nos encanta el baloncesto, somos unos apasionados del juego. Otra cosa es que lo que sucede en la pista lo queramos explotar de la mejor forma posible. Todo nace en la pista.

Entonces, ¿tenemos Chus Bueno para mucho tiempo en la NBA?

Estoy encantado. Espero quedarme aquí muchos años. Hay un nuevo equipo, con un cambio de liderazgo y proyectos muy interesantes. Mi pasión es el baloncesto y estoy en la mejor casa del mundo para poder desarrollar mi carrera. Me siento afortunado.

 

Puedes ver el contenido completo de este artículo/reportaje en la edición de Marzo 2014 de Metadeporte. 

 DESCARGAR (iPad) / DESCARGAR (Google Play)

¿QUÉ ES METADEPORTE?

[recent_posts category=”category-slug” id=”13,28,47″]