Es habitual que los clubes profesionales determinen los precios de las entradas en función de criterios subjetivos como la entidad del rival o la pura intuición. Los equipos profesionales de las ligas estadounidenses han comenzado a ajustar los precios de las entradas en función de la demanda. Una docena de clubes de la MLB incluyeron esta tecnología de datos durante 2012, entre ellos los Boston Red Sox. El software de compañías como Dignonex o Qcue propone precios en función de variables como la previsión del tiempo, el histórico de ventas con un rival, el día de la semana o la popularidad de las estrellas de los contendientes.

Imagen: Boston Red Sox