La resaca de Madrid 2020 perdura más de un año después de que la capital española no consiguiera ser elegida como sede de los Juegos Olímpicos. Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español (COE), defiende que la situación económica de la ‘zona euro’ condenó a la candidatura española. El responsable del COE estima que es factible pensar en una nueva oportunidad, pero antes cree que el modelo económico y de financiación del deporte español debe pasar su particular ITV. Blanco inauguró el pasado mes de noviembre en Logroño un nuevo foro, ‘Los Desayunos UNIR (Universidad Internacional de La Rioja)’. El presidente del COE impartió una ponencia titulada ‘El Deporte del Siglo XXI’ en la que indicó que los grandes eventos deportivos “son la mejor inversión que se puede hacer, porque nunca se pierde dinero si se hacen bien”. Previamente, METADEPORTE pudo realizar una entrevista vía cuestionario con el máximo dirigente del Movimiento Olímpico en España. Blanco pide mayor protagonismo para el COE.

Esta entrevista es un avance de contenidos del número 8 de Metadeporte (Noviembre-Diciembre 2014).

La candidatura de Madrid 2020 queda ya muy lejos. ¿Qué ha aprendido el COE en este tiempo?

La candidatura de Madrid para los Juegos Olímpicos de 2020 era una organización independiente del Comité Olímpico Español que tuve el honor de presidir. La experiencia fue muy enriquecedora y supuso una oportunidad de aprendizaje maravillosa para todos aquellos que formamos parte de la misma. Las líneas maestras de la candidatura estaban en la línea de lo que el Movimiento Olímpico está promoviendo en estos momentos a través de la Agenda 2020. Quizás, una de las enseñanzas fue que, por muy bien que se plantee un proyecto, hay imponderables que no se pueden controlar y que pueden tener una influencia clave. En el caso de Madrid 2020, la situación económica que se vivía en esos momentos, especialmente del euro, fue determinante. 

¿Cuánto va a tardar España en presentar una nueva candidatura para ser sede de unos Juegos Olímpicos? ¿Lo entendería la opinión pública?

Este tipo de situaciones necesitan tiempo para ser asimiladas, es la tercera ocasión consecutiva que se presentaba la ciudad y que no resultó elegida. Estoy convencido de que Madrid celebrará unos Juegos Olímpicos de Verano, una capital como la nuestra se lo merece. La opinión pública entenderá que ser sede de un evento de esa magnitud es un escaparate al mundo que reporta unos beneficios incalculables, y ese será el momento de presentar una candidatura del nivel de la que presentamos para los Juegos de 2020.

Como otros sectores, el deporte español sufre las consecuencias de la crisis. ¿Qué lecciones han sacado los máximos dirigentes del deporte nacional de los momentos de dificultades?

Una de las lecciones ha sido que durante mucho tiempo se ha trabajado muy bien en el aspecto técnico. No encuentro otra razón para explicar que se hayan mantenido los resultados deportivos invirtiendo muchos menos recursos que los países con los que competimos. Pero si queremos seguir manteniendo los resultados hay que cambiar esta tendencia y volver a dotar de medios al deporte español que tantos momentos de gloria nos ha hecho vivir.

¿Qué relación tiene el presidente del COE con el presidente del COI? ¿Cuáles son los temas habituales en sus conversaciones?

Excelente. Considero un gran acierto el proceso de planificación estratégica que está llevando a cabo a través de la Agenda 2020 y que va a suponer una nueva era para el Movimiento Olímpico. Junto con los miembros españoles del Comité Olímpico Internacional y algunas otras ilustres personalidades del deporte español he formado parte de este proceso renovador a través de las diferentes comisiones creadas al efecto. Con el Dr. Bach he mantenido numerosas conversaciones sobre todo tipo de temas relacionados con el deporte y el Olimpismo, pero lo que considero importante es que hemos coincidido en nuestra visión del deporte, y que los dos confiamos en que con este nuevo impulso la sociedad, y especialmente la juventud se va a ver cada vez más atraída por los valores olímpicos.

Hace pocos semanas dimitió Theresa Zabell como vicepresidente del COE. ¿Hay un cambio de ciclo en el COE?

Con Theresa he vivido momentos muy intensos, tanto en el COE como en la candidatura de Madrid 2020, sólo tengo palabras de agradecimiento por su dedicación y trabajo. Ella consideró que había llegado el momento de afrontar nuevos proyectos, y le deseo lo mejor en cada uno de ellos.

¿Cómo imagina Alejandro Blanco el COE del futuro?

Lo imagino en la línea de los comités olímpicos nacionales de nuestro entorno, como Francia, Alemania o Italia, donde el modelo se basa en que éstos distribuyen los recursos y las administraciones públicas ejecutan los presupuestos y legislan. No obstante, entiendo que el deporte español tiene que cambiar de modelo, la legislación actual se ha quedado obsoleta, y el COE tiene que adquirir un papel de mayor relevancia. El modelo ya está inventado, sólo hace falta aplicarlo para poder seguir compitiendo con los países de mayor peso deportivo.

Si Alejandro Blanco no siguiera en el COE, ¿en qué organismo deportivo le gustaría estar?

No me lo he planteado todavía porque tengo centrados todos mis esfuerzos en el desarrollo del Comité Olímpico Español. Pero en el campo de la docencia estamos siendo muy activos con diferentes instituciones formativas, y de entre ellas me gustaría destacar a la Universidad Católica San Antonio de Murcia por su enorme apuesta por el deporte.

Imágenes: cortesía de UNIR.