Adidas realiza una apuesta arriesgada con su nuevo modelo de la ya clásica ZX 700, una zapatilla con amplia tradición en la marca alemana. Los  primeros modelos surgieron en la década de los 80, y si bien comenzó como una propuesta para los amantes del ‘running’, se ha convertido en una zapatilla que es frecuentemente utilizada en la moda urbana. La zapatilla no ha variado demasiado desde el modelo original de hace 30 años, pero sus características resultan muy interesantes, destacando sobre todo su suela de goma, ampliamente reforzada para absorber el choque, además de incorporar algo de relieve, para mayor agarre. Así mismo, la tela forma la mayor parte de la zapatilla, con la presencia del ante, material muy utilizado en este tipo de calzado y malla para la transpiración. La comodidad está asegurada con su diseño, con acolchamiento en diferentes partes estratégicas, como el talón o el cuello. Lo arriesgado de este modelo es su color, un verde fluorescente con detalles en azul claro (es inevitable pensar en la Air Max Cyber de Nike, lanzada al mercado recientemente, con la que Nike apostó por exactamente el mismo color, pero con detalles en blanco).

Para aquellas personas a las que les encanten los colores llamativos, esta es, sin duda, su zapatilla. Sin embargo, Adidas no ha acertado demasiado con este modelo de la ZX 700 (que ya tiene en su haber algunas zapatillas con diseños dudosos, como la Star Wars Yoda ZX 700 Boat) siendo más acertada el modelo de la Primavera del año pasado, la ZX 700 Boat Spring. En cuanto a comodidad, se trata de una zapatilla 10 y sobre el precio, Adidas aún no se ha pronunciado.

Nota: esta es una entrada en pruebas previa al lanzamiento de Metadeporte.com.